4 jun. 2013

BOCAIRENTE


Antigua, como una lanza
se asoma al Valle de Albaida,
ensortijada de pies por el Clariano y Vinalopó
y bajo la atenta vigilancia del Pico del Águila.


























































Arrugan su majestuoso perfil escalonado
los barrancos del Infern, Fos, de la Foita
y el de La Frontera, cuando se mira en el espejo
musulmana y Villa Real.







  









Calles de piel empedrada
con subidas y bajadas sin prisas,
plazuelas sin tiempo,
muros abiertos como un canon.



























Escaleras envejeciendo al cielo,
empinadas y sin salida como rincones de espacio,
inmutables callejuelas de una historia
confundida entre los aromas de Mariola.

















Inesperados bodegones, fuentes y macetas,
arbolillos y flores salpican el recorrido
bajo los atentos ojos de ventanas y balcones
que se bañan con la luz del sol valenciano. 
  











  
Colgada bajo el cielo se recrea
en el devenir de las gentes y su herencia,
agasajando con sus “rascacielos”
a todo el que comparte pan en ella.









Vigila al pueblo el Santo Cristo,
camino de su ermita suben devotos,
casalicios del Vía Crucis dispensan descanso,
se sube al calvario para resbalar l'esgoladora.









   



TEXTOS Y FOTOS:AGFOVIC. DERECHOS RESERVADOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu mensaje