20 may. 2013

ISLAS

DÍA PRIMERO
Al comienzo todo era soledad, el caos y las tinieblas cubrían el abismo. Entonces Dios dijo:
"Haya Luz" y hubo Luz. Vio Dios que era buena y la separó de las tinieblas. A la Luz la llamó Día y a las tinieblas Noche. Hubo así Tarde y Mañana.


DÍA SEGUNDO
Dijo Dios: "Haya un Firmamento entre las aguas, que separe las unas de las otras". A sí sucedió  Se creó el Firmamento separando las aguas que hay debajo de las que hay sobre él.Y Dios llamó al Firmamento Cielo. De nuevo hubo Tarde y Mañana.


DÍA TERCERO
Viendo su obra Dios dijo: "Reúnanse en solo lugar las aguas inferiores y aparezca lo seco". Y fue así. A lo seco Dios lo llamó Tierra y a la masa de las aguas llamó Mares. Y viendo Dios que esto era bueno, dijo: "Produzca la Tierra hierbas, plantas y árboles frutales que den frutos conteniendo la simiente de su especie". Y así ocurrió, sucediendo la Tarde a la Mañana.


DÍA CUARTO
"Haya luminares en el Firmamento que separen el Día de la Noche, sirvan de signos para distinguir las estaciones, los días y los años. Que luzcan e iluminen la Tierra" dijo de nuevo Dios. Hubo de nuevo Tarde y Mañana, estaciones, días y años.

  
DÍA QUINTO
Y dijo Dios:"Que en las aguas pululen seres vivos y revoloteen aves por encima de la Tierra" Y Dios los bendijo diciendo: "Creced, multiplicaos y llenad las aguas y la Tierra, y cruzad el firmamento según la especie". De nuevo hubo Tarde y Mañana, estaciones, días y años.


DÍA SEXTO
Después dijo Dios:"Produzca la tierra animales vivientes; ganado reptiles y bestias salvajes según su especie". Y fue así, viendo Dios que esto era bueno. Así la Tarde sucedió a la Mañana, y los días fueron estaciones y años.


DÍA SÉPTIMO
Viendo Dios que esto era bueno dijo:"Hagamos al hombre a nuestra imagen. Domine sobre los peces del Mar, sobre las aves del Cielo, sobre los ganados, sobre las fieras campestres y sobre los reptiles de la Tierra". Y Dios creo al hombre a su imagen, lo creo macho y hembra, y dándoles su bendición les dijo:"Sed prolíficos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla, dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre cuantos animales se mueven sobre la Tierra. Toda planta, animal y fruto será vuestro sustento".


DÍA OCTAVO
Viendo Dios que todo era bueno hubo de nuevo tarde y mañana. Así fueron acabados el Cielo y la Tierra y toda su ornamentación. Dios dio por terminada su obra y la bendijo llamando al Hombre y a la Mujer,  y entregándoles las llaves de su Creación. Así fue como el Hombre y la Mujer se multiplicaron, abriendo las mentes y los ojos. Y así al paso de los días, las estaciones y años adquirieron la sabiduría, el Hombre y la Mujer incautaron la Tierra, creyendo ser Dios.


DÍA NOVENO
Así con el pasar de la tarde que sucedían a la mañana, el Hombre y la Mujer junto con su estirpe manipularon la Creación de Dios, contaminando con su sabiduría cielos, mares y Tierra. Ni el Firmamento estaba libre de su afán de conquista y manipulación. Y los días fueron cambiando y las estaciones y los años. Y la Tarde ocupó el sitio de la Mañana, y esta no sabía cuando le tocaba.


DÍA DÉCIMO
Y Dios viendo que esto no era bueno, se enfadó y llamando al Hombre y a la Mujer ante él les dijo: "Maldita sea la Tierra por vuestra culpa. Con trabajo sacareis de ella el alimento todo el tiempo de vuestra vida. La Tierra os dará espinas y cardos; comeréis las hierbas de los campos con el sudor de vuestra frente, hasta que volváis a la tierra de la que fuisteis tomados. Pues polvo sois y en polvo os convertiréis".


DÍA UNDÉCIMO
 La Tierra, se estremecía. Ella era la castigada por las faltas del Hombre y de la Mujer. Ya no sabia si producir cardos, escupir fuego y tragar pesticidas. Pero Dios viendo que la Tierra no se restablecía en su lugar inalienable de su Creación se compadeció. Y llamando de nuevo ante sí al Hombre y la Mujer les dijo:
"Solos como islas vagareis por el firmamento, errantes y sin paraíso. Pululareis como polvo celestial por todos los lugares del universo, pero no volveréis a la Tierra." Y Dios vio que esto era bueno, y así de nuevo paso la Mañana y llego la Tarde.


DÍA DUODÉCIMO
Viendo Dios que la Tierra estaba muy sola dentro de su creación , llamó a los querubines y ángeles para decirles: "Retirad la Tierra de la Creación, recogerla y guardarla de la simiente del Hombre y de la Mujer." y así ocurrió. Y la Tierra fue retirada de la Creación. Y de nuevo la Tarde sucedió a la Mañana, sin alteraciones.


EL FIN DE LOS DÍAS
Y la estirpe del Hombre y la Mujer vaga por las espesas aguas del Firmamento ocultándose al los ojos de Dios, vestidos con el traje de la sabiduría. como Islas oscuras y negras. Polvo de antracita por el firmamento sufriendo la venganza de Dios. Y de nuevo se suceden los días, las estaciones y los años sin alteraciones en la creación de Dios.



TEXTO Y FOTOS:AGFOVIC. DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu mensaje